Julio Borges: “Hay que darle a la gente una sobredosis de...

Julio Borges: “Hay que darle a la gente una sobredosis de realismo”, por Ascención Reyes

544
0
COMPARTIR

Julio Borges, secretario nacional de Primero Justicia y designado presidente del Poder Legislativo, no la tiene fácil. Dirigirá un organismo vaciado de funciones y potestades. Lograr su reinstitucionalización es uno de los retos más grandes que afronta. ¿Tiene un plan? No. Admite con sinceridad: “En este momento no hay ninguna ruta clara para devolverle a la Asamblea su papel”. Pero la situación no representa una claudicación. Su lucha, la del Parlamento y de la Unidad es lograr que se respete la Constitución, pero sobre todo recuperar el derecho al voto y usarlo como mecanismo para cambiar la grave situación del país.
– La Asamblea va a declarar el abandono del cargo del presidente Maduro. ¿Ello no crea falsas expectativas?
En mi discurso del 5 de enero dejé muy claro que uno de los deberes es transmitir que en este momento no hay salidas fáciles y que la única fórmula es que luchemos porque el pueblo pueda votar. Lo que hay que entender es que no hay Constitución. Que se entienda la gravedad de esa realidad y que el desafío más importante que tenemos es cómo hacer valer la carta magna y sobre todo el voto. Lo que nos atañe como sociedad es luchar para que este año haya todas las elecciones que correspondan, presionar por una elección presidencial. No es crear falsas expectativas. Hay que darle a la gente una sobredosis de realismo. No hay soluciones mágicas y solamente si el país entero se pone de pie como un solo hombre a presionar para rescatar la Constitución y el sufragio, podemos solucionar parte de la crisis.
– ¿Cuál es la utilidad de declarar el abandono del cargo si el presidente no
lo va dejar?
Somos consciente de que hay que meterle toda la presión posible al gobierno para que salga de la trinchera en la que está y escuche al pueblo. Por eso hay que ir al proceso de presión y exigencia, de emplazamiento, y recorrer todos los mecanismos. Hay referéndum consultivo, enmiendas de la carta magna, entre otros. Vamos a seguir empujando hasta que con la fuerza del país se logre el cambio y que ese cambio sea democrático.
– ¿Cómo hacer para que la Asamblea recupere sus facultades?
Una cosa es que podamos hacer un esfuerzo por destrancar el juego y lograr una Asamblea con poder y facultades, y otra que tengamos que convertir al Parlamento en una especie de organismo subordinado, maniatado o arrodillado a lo que diga el gobierno. Nunca lo permitiría. Lo que hay que hacer saldrá de la Unidad. Lo ideal es tener la AN con todos sus poderes. Nos toca luchar, movilizarnos, sacudir a quienes tienen el poder. Es importante dejar
claro que no es un tema legal o constitucional, sino absolutamente político y lo que demuestra es que en Venezuela no hay Constitución, ley ni justicia.
– ¿Qué mensaje le mandaría a la Sala Constitucional?
Un mensaje de conciencia. La situación que vive el país es insostenible y quienes están en la Sala Constitucional tienen que saber que hoy o mañana
les tocará rendir cuentas ante la historia. Ellos saben que lo que hacen es absolutamente político y no constitucional y que su gran papel histórico, en
lugar de ser quienes hagan los trajes a la medida de Maduro, es equilibrar el poder. Ellos saben en su fuero interno que responden a órdenes políticas y no a lo que significa la interpretación de la Constitución en democracia.

– ¿Desde que asumió ha tenido contacto con el presidente Maduro?

Ni antes ni después. La última vez que vi a Maduro fue hace un año cuando fue a la Asamblea, simplemente nos saludamos protocolarmente. Del resto no ha habido ningún tipo de comunicación y eso no me llena de orgullo. Lo normal en democracia es que haya comunicación. Le envío un mensaje a Maduro: tiene que entender que la realidad y el drama social que vive el país hace que mueran venezolanos y su principal preocupación debería ser volcarse a lograr un modelo económico productivo que genere riquezas y no drama. Esa es su responsabilidad y que, al mismo tiempo, la gente pueda expresarse con el
voto.
– ¿Qué espera con la reestructuración de la MUD?
Hay que aclarar que no hay divisiones sino diferentes visiones. Sin lugar a dudas tenemos que lograr una disciplina y visión parecida en el discurso y en la acción política.
– Voluntad Popular habla de Constituyente y usted de elecciones generales.

La Mesa es muy plural. La tendencia con la cual se quiere reorganizar la MUD es con partidos parlamentarios y allí hay matices muy diferentes en sus visiones políticas, pero no son impedimento para ponernos de acuerdo. No hay punto de honor: todos estamos privilegiando el tema del voto, exprésese como se exprese. Estamos en una situación tan difícil que lo hemos hablado, que si el tema del voto termina en una Constituyente, bienvenido sea; si vienen elecciones de alcaldes, bievenidas sean; si logramos nuevos comicios parlamentarios, bienvenidos sean. Queremos que se haga valer la expresión de la gente en el voto y luchar por esos mecanismos locales, regionales y nacionales, y allí tenemos una unión completa todos los partidos de la MUD.

Sin cacería de brujas en la FANB

Julio Borges afirma que la FANB sufre un proceso con el cual está en desacuerdo. Hizo un llamado al sector castrense a separar muy bien la institucionalidad del soporte político. Aclaró que cuando sean gobierno revisarán caso por caso los hechos condenables mundialmente como violación de derechos humanos y narcotráfico. Pero es consciente de que esos crímenes los comete una minoría, por lo cual no se debe manchar a la mayoría.
“También es importante darles un mensaje de que no serán objeto de una cacería de brujas, sino que cumplan un papel fundamental en lo que significa la construcción de Venezuela sin que nadie los utilice políticamente”, dijo.
Sobre el diálogo aclaró que el 13 de enero no habrá reunión, fue una fecha que fijaron los mediadores para hacer una revisión: “El diálogo tuvo un cierre muy claro, la carta del nuncio Pietro Parolin que puso en evidencia que el gobierno no cumplió. Pensamos que continuar no tiene ningún sentido. El gobierno es el que tiene que dar la mayor demostración de que quiere cambiar de actitud. Los cambios que se han dado recientemente apuntan a la radicalización. Mientras, nosotros pedimos la paz del voto y la paz de la Constitución”.

Ascención Reyes – El Nacional

NO HAY COMENTARIOS